Mi proyecto y yo: Francisco Iglesias y Marifé

¡Hola! Soy vuestro compañero Francisco Iglesias (pero me podéis llamar Paco). Me encontrareis en las oficinas de Sevilla con el resto de compañeros de VR, que pronto haremos un año en la empresa.

Me gustaría presentaros al robot que llevo tiempo construyendo (3 años, creo...). Aquí se le conoce por el nombre de Marifé, y aunque parece terminada, actualmente se está remozando gracias a la impresora 3D, kilos de filamento PLA y Autodesk Inventor.

Por como soy yo con mis proyectos, en verdad nunca estará terminada, porque todo lo que aprendo me gusta aplicarlo. En un principio Marifé movía la cabeza con los cursores del teclado; más adelante evolucionó y reproducía el movimiento de la cabeza que hacía cuando me ponía las Oculus DK1; a posteriori en su evolución, aprendió a ver caras y seguirlas, gracias a OpenCV (y era única manteniendo miradas). Profundizando en openCV lo siguiente que aprendió Marifé fue a reconocer mi cara y la de nuestro compañero Antonio Sierra gracias al método fisherface.

Marifé nació como un reclamo para un videojuego, pero ahora lo que pretendo de "ella" es que se convierta en una IA doméstica(algo parecido al proyecto Jibo). De un tiempo para acá estoy trabajando solo en Python para desarrollarlo, he aprendido muchísimas cosas que estaban en el camino para lograr este objetivo y que he desechado por no ser suficientes, como AIML que es en lo que se basan los chatbox tipo Ikea, por ejemplo, o el motor de habla y reconocimiento incorporado en Windows.

En fin, en este camino, lo que más destaco es lo que Marifé me ha enseñado de lo únicos que somos como especie: enseñamos a las máquinas a entender el lenguaje hablado o escrito, pero no pueden leer entre líneas Los enseñamos a pronosticar resultados pero nunca a albergar duda. Podemos enseñarles a reconocer caras y decirles que actualmente en su simetría reside el actual canon de belleza, pero nunca podrán ver esa belleza que no está en una cara o un cuerpo. Pueden contar el número de amigos que tenemos en redes sociales y decirnos con quienes hablamos más, pero nunca a quién echamos más de menos. En resumen, el proyecto de Marifé está siendo un viaje de aprendizaje profesional y a la vez un viaje al interior de nosotros mismos.

Últimos posts