Experiencia en México por Emilio Calvo

Todo empezó allá por la primera semana de Abril, cuando Jaume Vilanova (Country Manager de Sngular México) y Arturo Govea (CTO de Sngular México) estuvieron en Madrid. En esa semana, tuvimos ocasión de charlar varias veces sobre todo tipo de temas, pero en especial sobre experiencia de usuario, agilismo, organización de equipos, nuevos modelos de trabajo, técnicas “singulares” de venta a los clientes, y novedades en los sectores de nuestros clientes.

Entre risas durante alguna comida, y supongo que afectados por un cúmulo de males que afectó temporalmente a su juicio (el jet-lag, el café del Tupinamba, el menú del Arellanos…), les pareció una buena idea que pasara unos días en México durante el mes de Mayo. Y allá que me fuí.

El objetivo era cuádruple:

En primer lugar, acompañar a los Business Managers en sus visitas a los clientes, para reforzar nuestra posición desde un punto de vista más estratégico, y proponer nuevas ideas en sus respectivos negocios para, a través de proyectos singulares, ayudarles a mantener una posición destacada en sus sectores.

En segundo lugar, compartir conocimiento con el equipo sobre agilismo, organización de equipos, técnicas de venta, ideas nuevas que se están aplicando en otros sitios en algunos sectores (banca, seguros, energía, transporte). Hasta nos dio tiempo a hacer una inception deck para que también en México se empiecen a utilizar este tipo de técnicas que encarrilan los proyectos adecuadamente, y consiguen la implicación del cliente en cuestiones clave.

En tercer lugar, ayudar un poquito al equipo de People, - que está haciendo un gran trabajo en México -, para identificar el sentir de los compañeros con el objeto de seguir mejorando día a día, y que Sngular siga siendo un estupendo lugar para trabajar. Entre todos hicimos una primera sesión de Open Talk, donde aplicando técnicas de Design Thinking y el paradigma CYPSA (Cervezas Y Pizzas Siempre Ayudan :-), conocimos mejor qué estamos haciendo bien, y en qué tenemos que mejorar. En especial, en un equipo como el de México que ha crecido rápidamente y que ya se acerca a las 100 personas.

En cuarto lugar: conocer mejor al equipo de compañeros, sus capacidades, y sus intereses profesionales a futuro. De esta forma, podremos aprovechar mejor en proyectos mixtos donde colaboremos más entre los distintos países donde Sngular está presente, y seguiremos creciendo como compañía.

 

Y bueno, yo tenía otro: que mi delicado estómago no se pusiera malo.

Conseguí todos menos uno :-). Adivinad cual.

 

La verdad es que fue una semana intensa, con muchas reuniones con clientes y con el equipo, donde pasé mucho tiempo con Arturo, Guillermo, Jaume, Luis Enrique, Luis Miguel, Alberto… a los que agradezco el acompañamiento y la ayuda que me prestaron. Me gustó mucho el enorme interés por seguir aprendiendo, conocer cómo mejorar en la profesión, y fue un placer charlar con ellos de todas sus inquietudes. Es curioso como, al final, en cualquier parte del mundo, casi todo se basa en saber tratar a las personas, y gestionar sus expectativas, miedos e intereses. Da igual nuestro acento, o el color de nuestra piel. Creo que tenemos que seguir fortaleciendo un modelo de colaboración en todo Sngular, que sea ligero, muy conectado, y que mantenga su fortaleza estructural. Una idea, ésta, que me recuerda el tipo de árboles que, laboriosamente tejidos, consiguen en México:

 

También tuve ocasión de ver cómo las nuevas oficinas se estaban preparando para acoger a nuestro equipo, y supongo que, cuando estéis leyendo esto, ya serán una realidad y espero que estéis allí mucho más a gusto. Al menos, ¡con más espacio vital!

 

 

Respecto a la ciudad de México me sorprendió mucho su enorme tamaño. Era mi primera vez allí, y llama la atención las distancias y la cantidad de gente que allí vive. Sin embargo, se percibe que la gente allí es… feliz. No sé cómo decirlo de otro modo. La gente sonríe, independientemente de su condición. Parecerá una tontería, pero creo que en eso nos ganan de calle a los madrileños. ¿Será culpa de los deliciosos tacos qué cocinan allí? :-). La verdad es que un dicho común que, el que va a México, algo encuentra que hace que se quede. Y doy fe, porque me encontré con un viejo amigo español que fué para un año, y ya lleva cinco.

Cerca de la oficina está el bosque Chapultepec, que es como el Retiro… pero a lo bestia. Un pulmón verde enorme para oxigenarse un poco, hacer deporte o descansar.... bueno, es tan grande que hasta tiene una montaña rusa y un zoológico en una de sus secciones, por si alguien se aburre.

 

Por último, apurando el último día, unas rápidas compras para traernos recuerdos: Tengo una nueva camiseta del mítico luchador Huracán Ramirez, que me pondré en el próximo Sngular Summer 17, y mis niños alucinaron con un típico juguete tradicional, las tablitas mágicas. Gracias Arturo y Guillermo por llevarme al precioso mercado de artesanía de La Ciudadela.

 

En general, Mexico es un país que crece a toda velocidad, lleno de oportunidades, y al menos en el caso de Sngular, con un ambiente fantástico. La gente es estupenda la verdad. Da igual con el que hables o a quien preguntes, aunque no te conozca, que te atiende con un amabilidad y cercanía, que choca con el ambiente apresurado que respiramos en Madrid. Un sitio que recomiendo a todo el que tenga una pizca de interés por conocer algo de mundo, y disfrutar mucho.

¡Un fuerte abrazo para Sngular México Lindo!

Últimos posts