Blockchain y banca, por Javier Martín

Desde la aparición de Internet la Banca se ha tenido que enfrentar a una serie de desafíos, de los cuales algunas empresas han salido más fortalecidas y otras han acabado desapareciendo, por no haber sabido adaptarse adecuadamente o no haber aprovechado las oportunidades que la tecnología podía ofrecerle. A finales de los 90, con la denominada nueva economía, surgieron los bancos online, de los cuales muy pocos fueron capaces de competir realmente con la banca tradicional, que pronto se dió cuenta de la gran oportunidad que ofrecía la red para llegar a sus clientes y ofrecerles los mismos servicios que hasta el momento habían estado dando a través de su red de oficinas. Por lo tanto en muy poco tiempo los bancos crearon sus propias webs en las que los usuarios hemos podido operar de forma rápida y cómoda, por lo cual los bancos han podido prescindir de muchas de sus oficinas y han logrado hacer su modelo de negocio más eficiente.

Tras ese proceso de digitalización, del que la banca salió fortalecida, llegaron nuevos retos, esta vez de la mano de la economía colaborativa, cuando comenzaron a surgir las plataformas de crowdfunding y crowdlenging que ponían en contacto entre particulares y empresas para financiarse entre ellos, desintermediando de esta forma a la banca en lo que a la actividad de crédito se refiere. Aunque estas nuevas formas de financiación han logrado generar un volumen inmenso de actividad, de la cual una parte importante era gestionada anteriormente por la banca, por ahora el deterioro del negocio de los bancos no ha sido tan alto como se esperaba.

En este tiempo la banca se ha tenido que enfrentar también a otras amenazas, quizás no tan localizadas como la economía colaborativa, pero de una forma tan variada, que podía ser difícil afrontar como competencia. Se trata de lo que se ha llamado como Fintech, donde encontramos todas aquellas iniciativas puramente digitales, que ofrecen alguna utilidad concreta que es también ofrecida por los bancos. Aquí hay propuestas de lo más variado, desde servicios de pagos online entre usuarios como Paypal, hasta la posibilidad de que las grandes empresas de Internet como Google, Amazon y Facebook comiencen a ofrecer a sus usuarios servicios financieros que hasta ahora eran ofrecidos de forma exclusiva por los bancos.

En lo que a Fintech se refiere hemos visto cómo la Banca ha adoptado, en muchos casos, una estrategia bastante acertada, estando desde el primer momento pendiente de las oportunidades que iban surgiendo en el mercado y poniendo en marcha iniciativas de innovación abierta, que les han permitido formar parte de esta gran tendencia, hasta el punto de que no se ha visto que se haya producido un enfrentamiento entre los bancos y las startups que desarrollan nuevos modelos de negocio en el ámbito financiero. Más bien en muchos casos lo que ha habido es un interés por colaborar, conscientes de que lo realmente importante era llegar a poder mejorar la experiencia que tienen los clientes respecto al servicio que se presta en relación con su dinero. Un ejemplo de esta forma de hacer las cosas por parte de la Banca lo encontramos en BBVA, que desde hace bastante tiempo organiza un concurso de innovación abierto llamado Open Talent, cuenta con su propio fondo de inversión especializado en Fintech, e incluso ha comenzado a poner en marcha sus propias spin-off como son Muno y Trustu.

Pero BBVA no es una excepción, si nos fijamos únicamente en España veremos que el resto de principales bancos también han decidido subirse a esta ola del emprendimiento y las startups, poniendo en marcha todo tipo de iniciativas de innovación abierta, como son el concurso de emprendedores de La Caixa, el fondo de inversión de Santander o los programas de aceleración de startups de Sabadell y Bankia. De toda esta actividad podemos sacar la conclusión de que ninguna empresa puede quedarse fuera de la tendencia que supone la aplicación de las últimas tecnologías en el desarrollo de nuevos modelos de negocio en el ámbito financiero, o incluso en cualquier otro sector, ya que la transformación digital debe ser una prioridad para cualquier empresa que quiera seguir siendo relevante en el futuro, sin importar su tamaño o el sector en el que trabaje.

Y en este contexto nos encontramos con la última tecnología que está impactando en el sector financiero, que además promete cambiar el estatus del sector como ninguna tecnología lo había hecho antes. Hablamos de Blockchain, una invención que parte de una idea del año 2009 para el desarrollo de una moneda digital basada en criptografía y que funciona de forma descentralizada, por lo que desintermedia tanto a los bancos centrales, como al resto de entidades financieras, ya que facilita que los usuarios puedan intercambiar libremente y a través de Internet, de forma libre y sin que intervenga ningún intermediado para ello. Visto así podríamos ver la invención de Bitcoin como el ataque definitivo de Internet al sector financiero, pero lejos de haber sido así, parece que la tecnología que soporta esta moneda, va a ofrecer una utilidad sin precedentes para mejorar los procesos habituales que tiene que realizar la banca para el funcionamiento de sus modelos de negocio, por lo que Blockchain está resultando un soplo de aire fresco en este sector, que ayudará a las empresas a ser más eficientes y por lo tanto más competitivas en el futuro.

Aquí es donde encontramos la estrategia de la Banca en el ámbito de Blockchain, que se ha venido desarrollando casi desde los inicios de la puesta en marcha de Bitcoin, cuando se percibió que esta invención tenía la capacidad de cambiar muchas cosas en el ámbito económico, y algunos bancos decidiron invertir en las startups que estaban comenzando a desarrollar nuevos modelos de negocio basados en la tecnología Blockchain. Es el caso por ejemplo de la participación de BBVA en Coinbase y de Santander en Ripple, dos de las iniciativas más relevantes que existen actualmente para acercar el uso de las criptomonedas a la sociedad. Del mismo modo otras muchas entidades financieras participan activamente en programas de fomento del uso de la tecnología Blockchain, como es el caso de Hyperledger donde encontramos empresas como American Express y J.P. Morgan, o de Enterprise Ethereum Alliance donde participan entre otros UBS e ING.

Llegados a este punto vale la pena conocer algunos ejemplos concretos de utilidad que ofrece la tecnología Blockchain en el ámbito financiero y en los que ya están trabajando los bancos:

Un ejemplo muy representativo de iniciativas de la banca para el uso de Blockchain es el proyecto que desarrollan las entidades financieras CaixaBank, Commerzbank, Erste Group, Bank of Montreal y UBS, que junto con IBM están creando una nueva plataforma de comercio internacional basada Hyperledger Fabric. La plataforma se llama Batavia y ha sido diseñada para dar apoyo financiero a las operaciones de comercio con bienes físicos, facilitando la realización de operaciones más eficientes, transparentes y rentables, ayudando a las organizaciones a construir, de forma más fácil, redes de comercio globales con múltiples socios. Batavia permitirá a las diferentes partes involucradas en una transacción seguir el proceso de un envío desde que este deja el almacén hasta que se carga en un avión, camión o barco y llega al puerto receptor, de forma que los pagos se liberan automáticamente a medida que se cumplen los diversos pasos.

También la entidad financiera alemana KfW ha realizado la primera la emisión de un papel comercial de forma fue distribuido a través de Blockchain. En dicha operación también ha participado CommerzBank. Para su realización se ha utilizado plataforma blockchain R3 en la que participa Intel, sobre la cual es posible replicar las condiciones de emisión y registro, además de los elementos fundamentales de la transacción. Gracias a esto se ha podido reducir en la medida de lo posible el número de intermediarios requeridos normalmente, al tiempo que replicar la transacción en tiempo real mediante tecnología Blockchain.

Otro ejemplo lo encontramos en el trabajo que realizan las empresa Fujitsu junto con la Asociación Japonesa de Banqueros con el objetivo de probar la tecnología blockchain en la ejecución de servicios financieros varios. Para ello se utilizará la plataforma blockchain en la nube, a través de Fujitsu Cloud Service K5, que funciona sobre Hyperledger Fabric, sobre la que se pueden ejecutar aplicaciones para servicios de liquidación y transferencia de fondos, y autenticación de identidad y tiempo de transacción.

Como hemos podido comprobar a través de estos casos de uso, la Banca está recurriendo a las empresas tecnológicas para realizar los primeros proyectos para el uso de la integración de Blockchain en sus operaciones y es precisamente aquí donde desde Sngular queremos participar, por nuestro conocimiento de la tecnología y por la capacidad para desarrollar proyectos en colaboración con las instituciones financieras, pensamos que uniendo fuerzas podemos lograr sacar el máximo provecho a esta tecnología que tan buena perspectiva ofrece para el futuro.

Últimos posts