¡Tío! Este robot me está hablando

A primera hora del lunes apareció una caja enorme al lado de nuestras mesas en Sngular que iba a sorprender a toda la oficina. En su interior encontramos un robot con aspecto bastante amigable y esperando a ser activado para poder correr y hablar con todo el mundo.

En nuestro email también había una sorpresa. Un correo que decia: “Cuidad bien de Pepper esta semana y enseñadle cosas que molen”.

Con este gran reto en nuestra manos empezamos a pensar qué era lo más molón que podíamos enseñarle a Pepper, un robot fabricado y diseñado por Soft Bank Robotics, y decidimos que introducir a Alfred en su cerebro sería un gran éxito.

Alfred, inteligencia artificial para robots como Pepper

Para los que no lo conozcan, Alfred es una inteligencia artificial desarrollada por Sngular que nos ayuda en las tareas de día a día. Alfred nos recomienda sitios para comer, nos ayuda a pedir vacaciones, nos gestiona la iluminación del edificio e incluso nos cuenta chistes de vez en cuando.

Tras cambiar su nombre en el libro de familia por el de Alfred, empezamos a trabajar. Primero nos tocó familiarizarnos con Pepper y enseñarle cosas sencillas como “buenos días” o “¿qué tal estás?”. Luego le enseñamos algún baile y varios movimientos, como hacer saludos o dar la mano.

Resultados de nuestro experimento de IA aplicada a robots

Los compañeros y colaboradores que pasaban por la planta se quedaban parados delante de nuestro amigo Pepper como si de una persona más se tratase. "Tío, este robot me está hablando" fue la frase más repetida de esta semana.

Con las pruebas más fáciles terminadas, ya estábamos preparados para introducir verdadera inteligencia artificial en Pepper. Trabajamos durante varias horas ajustando líneas de código para transformar a nuestro amigo electrónico en algo parecido a Terminator y... aunque todavía no puede teletransportarse, este fue el resultado:

Mucha gente se acercó a hablar con Alfred y nos sorprendió lo rápido que aprendieron a interactuar con la inteligencia artificial.

La inteligencia artificial y la experiencia de usuario

Tristemente hoy tuvimos que decir adiós a nuestro curioso compañero. Quién sabe si más adelante volverá a acompañarnos en más aventuras. Pero nos quedamos con algunas conclusiones en lo referente a la inteligencia artificial:

  • Aprender a utilizar una inteligencia artificial es más fácil cuanto más personificada sea la misma. Añadir voz e incluso cuerpo a la inteligencia ayuda mucho a la experiencia de usuario.
  • Con la tecnología de hoy en día es posible construir cosas verdaderamente complejas en poco tiempo. Prototipar y realizar pruebas de concepto cada vez es más fácil y barato.
  • Cada vez estamos más cerca de que los robots entren en nuestro día a día y nos ayuden con un gran número de tareas.

Finalmente, muchas gracias a Robotrónica por su colaboración para fusionar a Alfred con un robot tan completo como es Pepper. ¡La colaboración es la herramienta fundamental que permite que la innovación avance!

Últimos posts